El 8 de septiembre acogimos una de las noches más únicas de la temporada

 

Después de la larga espera durante toda la temporada, Laserface por fin aterrizó en nuestro club anoche listo para compartir con nosotrxs el conocido como “El mejor láser show del mundo”. Ahora que lo hemos vivido, os podemos confirmar con nuestros propios ojos que su nombre hace justicia a la realidad.

 

 

La noche fue increíble de principio a fin. Desde luego, Gareth Emery sabe lo que hace y todo su trabajo y esfuerzo por crear algo formidable ha dado sus frutos, porque el resultado es algo realmente espectacularMúsica y láseres en una perfecta combinación creaban una coreografía que nos permitía no solo bailar al ritmo del latido de la música sino también a través de la vista.

 

 

El evento comenzó justo a media noche, abriendo nuestras puertas a la música trance con la llegada de Nick the Kid quien arrancó la fiesta. Seguido por Sam Mitcham, este fue el DJ encargado de preparar a la audiencia para el momento más especial de la noche.

 

 

A las 2 de la mañana Laserface tomó el control llevando el láser show al siguiente nivel. Un espectáculo de dos horas en el que cada segundo resultaba aún mejor que el anterior, un momento que solo podías creer si estabas allí para vivirlo con tus propios ojos y oídos. El ambiente del público resultaba insuperable, gente bailando, brazos en alto señalando al techo, no podríamos haber disfrutado más el momento.

 

 

Después de este gran espectáculo, el invitado especial de la noche hizo su aparición para seguir elevando la fiesta. Sander Van Doorn estaba en nuestra casa para asegurarse de que la noche no hacía más que venirse más y más arriba. El último artista del evento, quien nos acompañó hasta el amanecer, fue Standerwick. El DJ ofreció el mejor final a un anoche que ha sido incomparable a ninguna otra.

 

 

Gracias a todos por una noche en la que nuestros ojos no daban crédito a lo que estaban viendo.